lunes, 24 de noviembre de 2008

El equipo de las estrellas

El post no trata acerca de un staff editorial poblado de los mejores historietistas. Tampoco del ego artístico. Hablamos de otro tipo de vanidad: el orgullo deportivo.
A fines de los setenta, una serie de circunstancias hicieron posible la aparición de un gran equipo de fútbol.En aquel entonces, quien escribe estas líneas trabajaba dentro de las oficinas de Ediciones Record. Allí tenía como compañero, entre otros, a Miguel Repiso. En los tableros, Miguel diagramaba y diseñaba las revistas y, además, iniciaba sus primeros pasos como humorista.
Todavía recuerdo su alegría cuando Ediciones de la Urraca aprobó su primera página. Era "El recepcionista de arriba", y la historia relataba la muerte de Isidoro Cañones. Miguel firmó aquél, y todos sus trabajos posteriores, con el seudónimo de Rep.
Junto a Miguel, Pablo Repetti y Roberto se encargaban de la gráfica de Skorpio, Tit Bits, Pif Paf y Corto Maltés, todos coordinados por Juan Zanotto.
En ese entonces, al mismo tiempo, yo comenzaba mis primeros pasos en la Editorial Columba. Por sugerencia de Presa, abrimos un estudio junto a Rubén Meriggi y allí se inició una amistad que perdura hasta hoy.
Los contactos de Rep dentro de Ediciones de la Urraca y los nuestros dentro de Columba hicieron posible uno de los grandes duelos deportivos de las décadas pasadas


Nuestro equipo estaba formado, entre otros, por: Armando Fernández, José Massaroli, Rubén Meriggi, Patricio (del depósito de Virrey Ceballos), Manuel Perez (de contaduría) y, en el arco, el autor de este post.


José Massaroli, un central rústico. Claro antecesor de Eber Ludueña. Traumatólogos y radiólogos agradecían por su continua provisión de pacientes.

Las huestes de Humor formaban con Fortín, Almeida, Miguel Rep, Peni y personal de Ediciones de la Urraca.

Miguel Rep, un nueve sin puntería. La foto es actual, casi no quedan rastros del centrodelantero que fue.

Peni, casi irreconocible hoy. En aquél entonces deambulaba por el campo de juego sin encontrar su posición. Todavía la sigue buscando.


Todo comenzó con unos picados informales en los bosques de Palermo. Al principio, los cotejos eran disputados entre humoristas e historietistas. No recuerdo cuando surgió el reto formal pero, al cabo de unos meses comenzaría una larga serie de partidos entre las dos editoriales.
De algún modo, los partidos eran “oficiales”. Dentro de Columba, en el segundo y el quinto piso, nos permitieron pegar afiches alusivos a los cotejos. En las fechas de entrega íbamos de un piso al otro en un esfuerzo por reclutar jugadores.
Si bien existía rivalidad entre las publicaciones, y mordacidad en la crítica hacia las revistas de Columba, nada de eso se reflejaba en los encuentros. Por el contrario, la gente de la Urraca siempre exhibió una hidalguía y compañerismo dignas de elogio.
Entre los partidos más recordados está el que disputamos en Parque Sarmiento. Allí, con un pañuelo de cuatro puntas anudado a su cabeza, se lució Ernesto García Seijas. El autor de Helena, un volante veloz y preciso, despotricaba porque sus centros eran desperdiciados sistemáticamente por nuestros delanteros.Al costado de la raya de cal, el personal de Columba que no participaba del encuentro, alentaba a sus jugadores. Entre todos se destacaba Ana María, la secretaria de Editorial.
En los cotejos posteriores se sumaron a la hinchada Mandrafina, Marchionne, Enio, y muchos artistas más.
Humildemente, podemos decir que siempre triunfamos. Hum®r nunca nos ganó un partido.
Un par de décadas después, una nueva generación de historietistas pretendió alzarse con los laureles conquistados. Fue así que, mediante mails y llamados telefónicos, la gente de La Productora, con Cristian Mallea y Jock a la cabeza, desafió al equipo de las estrellas.

El Staff de La Productora, en un autoretrato actual

Varios de los antiguos miembros habían colgado los botines y fue necesario convocar reemplazantes que estuvieran a la altura de las circunstancias. Horacio Lalia, Sergio Ibáñez y Marcelo Ciconne fueron de la partida y demostraron lo acertado de la elección. Partido, revancha y bueno, fueron ganados por el equipo de las estrellas. Cansados de morder el polvo de la derrota, los miembros de La Productora jamás volvieron a llamar.


Los cotejos se disputaron en canchas ubicadas en la avenida Corrientes, entre Riobamba y Ayacucho, a la vuelta de lo que fue Editorial Columba. Fue raro pasar por allí a la noche. Para quienes no la conocieron, estas son las puertas de la editorial:

La rotura del talón de Aquiles de Sergio Ibañez suspendió por un tiempo las actuaciones del equipo. Hoy, con Sergio totalmente repuesto, el equipo está listo para nuevos desafíos

8 comentarios:

Revista Club Play dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Revista Club Play dijo...

Recuerdo muy bien esos partidos.
Es más, los primeros, los de Palermo, eran multitudinarios.
Ahí también íbamos Manuel Pérez de contaduría, Enrique Zambrana al arco (diseñador y a veces tapista), Daniel Sinópoli (otro guionista), yo mismo (Marcelo Ciccone / Dave Silverberg) y ya no me acuerdo quiénes más.
De La Urraca recuerdo que a los primeros partidos llevaron unos cuantos y, conforme pasó el tiempo (y la humillación futbolera), fueron quedando pocos. El que siempre iba de ellos era el que escribía sobre sexología (de la Frontera o algo parecido).

Una vuelta éramos pocos y no daba para hacer un partido. Les hicimos un desafío a unos pibes de unos 18-20 años que estaban peloteando por ahí, y les ganamos. Y luego nos enteramos que eran de la tercera de Racing de Córdoba o un equipo por el estilo.
¿Te acordás de eso, Walter?

Y DEBERÍAS relatar en algún post futuro cómo fue el heróico triunfo en Campus, ese que íbamos perdiendo 0-6 y terminamos ganando 7-6.
Creo que ese partido marcó a fuego lo que sería el ADN de los encuentros deportivos de estos clásicos rivales.

Te mando un abrazo!

Marcelo Ciccone

Walter dijo...

Marcelo: gracias por tu comentario. La memoria me falla, se que me olvido de muchos. Acaso Rubén pueda recordarlos. Lo que reafirmo es que a Humor siempre les ganamos. Debe haber alguna foto dando vueltas por allí, sería cuestión de preguntarles. Hablé con la gente de Record, quizá puedan hallar alguna.
¿Para cuando el próximo partido? Sé que no tenemos rivales pero...

José Massaroli dijo...

Conmovido por tantos recuerdos evocados con pluma maestra, te agradezco la justiciera descripción que has hecho, querido Walter, de mi inconfundible estilo futbolístico. Debo decir con orgullo, que, hoy en día, una de mis hijas practica fútbol femenino y, haciendo honor a su apellido, es condecorada frecuentemente con el epíteto de "rústica"... ´Mirá vos lo que es la sangre! Hija 'e tigre, che!

También supimos jugar unos cuantos partidos contra el equipo de García Ferré, te acordás? Ahi nos juntábamos, humoristas y serios, contra las aguerridas huestes de Anteojito, con suerte variada.

Un abrazo,

José

Walter dijo...

José, que alegría encontrarte por aquí. Sí, recuerdo esos partidos contra García Ferré. La verdad es que, dentro del "gremio" no teníamos rivales. Respecto a la gente de la Urraca, me saco el sombrero. Los paseamos por cada potrero!
¿Recordás ese partido en la Panamericana? Trajeron a sus esposas, casi vestidas de gala, y presenciaron el partido en un terreno polvoriento. Luego comimos un asado en una casa sin gas, electricidad ni agua. Como unas verdaderas damas, las esposas de los humoristas preparon las ensaladas y sirvieron la mesa sin queja alguna.
Por supuesto, aquélla vez también les ganamos.
Vi el video de "La Oficina" y me conmovió. Todavía recuerdo los medallones de tiburón que comíamos junto a Miguel en El Hogar Obrero.
Celebro que tu hija haya heredado tu... ¿talento, dotes futbolísticas? Ojalá dibuje como vos, tendrá mejores oportunidades.
Un abrazo
Walter

Rubén Meriggi dijo...

Que hacen bestias!!!Marcelito abrazo bolu!Te referis a LUIS FRONTERA además era el señor,caballero que amagó muchas veces llevar los Sabados a la mañana a los partidos de Palermo ,a un tal Marcelo Tinelli.Pero el muchacho estaba en otra cosa y no tenia tiempo.empezaba con un programita .
Los de Racing De Cordoba eran los suplentes de la primera.
El oartido postumo fúe 5-0 y luego empatamos 5-5 estupendo gol de quien escribe.Esto luego se transformo tras un pase magistral de quiene escribe al que lo siguio un estupendo gol de Marcelo Ciccone
en un 6-5 memorable.La productora aún llora.Ni hablemos de la revancha.
Ahi tambien los hicimos mierda.
Me entusiasme ,chau.
Rubén Pato Meriggi.

Wally dijo...

Les hacemos partido los de Blasón! lleven el certificado de buena salud, así no nos hacemos responsables!! jajajjaa

Walter dijo...

Wally: lo tuyo debe ser una broma de del día de los inocentes, con 24 horas de atraso. Elijan fecha, horario y lugar del encuentro. Pasarán a engrosar la lista de equipos derrotados.